El reflujo gastroesofágico se considera fisiológicamente normal en lactantes y suelen resolver espontáneamente. Sin embargo, en algunos casos puede derivar en síntomas y/o complicaciones a corto y largo plazo.
Algunas medidas para prevenir su presencia son los cambios posturales, como alimentar al bebé en posición levemente elevado, no acostarlo inmediatamente luego de comer y que duerma boca arriba o de costado con la cuna inclinada a 30 grados.
Si las medidas básicas de prevención no funcionan, debes observar si presenta malestar tras las tomas, rechazo al pecho o pobre ganancia de peso y consultar de inmediato a tu pediatra.

Reflujo gastroesofágico ¿Que hacer?




icono ws