En esta primera etapa, lo más importante es estimular la lactancia materna, no sólo por sus beneficios nutricionales sino las ventajas de fortalecer el vínculo madre-hijo.
El recién nacido añora contacto físico y los sonidos escuchados en el útero, por lo que es recomendable acariciarlo, hablarle, cantarle o hacerle escuchar música grabada.
Los portabebés "canguro" pueden ser útiles: el bebé goza con el sonido del corazón y los movimientos. Otras técnicas de estimulación temprana son:
-Mover objetos pequeños coloridos frente a sus ojos, haciendo sonido para llamar su atención
-Hacer muecas, sacar la lengua, sonreír, expresiones de alegría que pueda ver y aprender
-Hacer el avión con el bebé, estará encantado de ver el mundo desde otra perspectiva.

Estimulación temprana




icono ws