🌞Al obligar al niño a comer mediante métodos como la amenaza, el chantaje o la súplica se perturban los mecanismos fisiológicos del hambre y la saciedad, al igual que se afectan el amor y el respeto necesarios para el buen vínculo afectivo, conllevando a la aparición del temor y el miedo, que obligan al niño a aceptar lo que otros quieren que haga, negándole así la posibilidad de ser.
⭐También, una práctica desfavorable es ofrecer otra variedad de alimentos cuando el niño no quiere comer; pues con esta práctica él aprende a manipular a los adultos, ingiriendo comida cuando quiere gratificarlos y rehusandose a comer cuando desea castigarlos.
😃Si tienes dudas o necesitas ayuda no dudes en agendar tu cita.

No lo obligues a comer




icono ws